Objetivos cumplidos
#1
Bueno, ya cumplí los míos. La cosa fue más o menos así; en enero dejé el trabajo en los cines, 15 días después encontré un trabajo nuevo, bastante decente. Éste debía ser temporal de un mes, pero me alargaron el contrato, adelantándome las vacaciones para que pudiera cumplir el objetivo del viaje a México, que se realizó en abril.

Al regreso, pude comprobar que mis ex-jefes me echaban de menos porque mi lugar lo ocuparon dos personas (que sean dos, en lugar de una confirma ciertas teorías) que corresponden mejor al tipo que por su naturaleza atraen... Por mi parte es la primera vez en la vida, creo, que veo cómo crecen mis uñas XD.

Respecto a la otra situación, la complicada, tenia que ver con relaciones personales, pero no sólo eso... y es complicado de resumir. Se trata de una de aquellas situaciones en las que uno debe ser consecuente hasta el final, por coherencia, aunque tal vez por error haya asumido más responsabilidades de las que realmente le correspondían. De eso derivaba, entre otras cosas, una mudanza que se ha acabado realizando este fin de semana, y la adquisición de una PC que ha salido por la 1/2 de su precio en el mercado.

Creo que escribimos nuestra segunda presentación en fechas cercanas al solsticio de invierno, y hoy es solsticio de verano (en estos lares). Los objetivos cumplidos tal vez no sean gran cosa, así tomados de uno en uno, pero en conjunto han implicado un gran cambio, que hace de este un momento delicado.

Da un poco de miedo, pensar que todo ha salido tan perfecto... y un poco de rabia, pensar porqué cosas aparentemente complicadas, o con pocas posibilidades de realizarse con éxito a la primera, van saliendo fluidas y, sin embargo, otras cosas más sencillas, que parecen al alcance de cualquiera, no pueden ser. Que empiezas un camino, con una vaga idea de lo que crees que vas a encontrar al final, pero la vida siempe puede sorprenderte; y que, demasiado a menudo, lo que queremos no es lo que necesitamos.

Pero, por supuesto, no nos vamos a quejar... sabiendo que las cosas podrían haber salido infinitamente peor; que el presente no es hostil, y que el futuro está por forjarse aún. Y bien, quedan 6 meses para llegar a 2008, que, en parte, tendré que dedicar a reconfigurar mi existencia, que se ha quedado como un huerto después de la cosecha, y en parte, a empezar a preparar la realización de los objetivos propuestos para el año que viene, entre los que está, por supuesto, regresar a México XD.


Edito: Había que agregar 2008
El manzano nunca pregunta al haya cómo ha de crecer; ni el león al caballo cómo ha de atrapar su presa. (W. Blake)
Responder
#2
Que gran verdad Vae, lo que queremos no es siempre lo que necesitamos, a veces hay que parar y revisar este aspecto. Lo otro importante es darnos cuenta que de pronto nuestros propios limites no nos dejan ir hacia nuestros objetivos, notese objetivos y no deseos. La vida siempre se encarga de ubicarnos y mostrarnos que no tenemos el control de las grandes ligas.. por este motivo me alegra que la vida te sorprenda en el sentido de enseñarte claro está... me alegro por la evolucion de tus objetivos,

Glor.
Quien vive rehuyendo el esfuerzo, cree que vive, pero en realidad vegeta
Responder
#3
Pensando en la situación actual, me ha venido a la mente un juego infantil parecido a la peonza, la pones a girar en un sentido y al rato ella sola gira en el contrario. 6 meses para cumplir los objetivos y otros 6 para... digerirlos? Ya decía yo que tan fácil no podía ser XD

Sucede algo que no encuentro la palabra adecuada para definir. Una persona que es referente para mí diría "hiciste lo mejor que podías hacer en ese momento, sólo que ahora es otro momento, otra situación; no tiene sentido aferrarse al cambio tal como lo habías imaginado, de un modo rígido, por testadurez". Hace años simplemente existía aquella frase "y cuando alcances el horizonte que buscas, éste perderá encanto, porque ya estarás viendo el siguiente".

Es la sensación que algunas decisiones tomadas en el pasado pierden el sentido en el presente, o algunos objetivos conseguidos no computan, o no sirven de nada una vez cerrada la etapa de la que parecían la meta. No es arrepentimiento, dado que sin ellos no se hubiera podido llegar al momento actual; y puesto que eran necesarios, tampoco hay lugar para pensar que fuera tiempo o esfuerzo perdido el invertido e ellos.

Una de las cosas de las que me estoy dando cuenta es que ha habido cambios materiales, pero los personales han sido mucho más importantes; y mientras preparo el plan para cuplir con la siguiente tanda de objetivos, me soprendo retomando piezas/recursos descartados y reorganizandolos para que sirvan al propósito escogido.

Por un momento me entra el pánico al pensar si estoy dando un paso atrás, luego me doy cuenta de lo absurdo del planteamiento. El caso es que no hay vuelta atrás, pero yo tengo la fea manía de autolimitarme en exceso, por testarudez, lo cuál me impide ver las posibilidades de ciertas cosas a mi alcance.
El manzano nunca pregunta al haya cómo ha de crecer; ni el león al caballo cómo ha de atrapar su presa. (W. Blake)
Responder
#4
simplemente son peldaños de una escalera muy pero muy larga

Ernesto
Por el Honor, por el Deber, por la Humanidad y por la Ley.
Responder
#5
Espero no sea una de esas escaleras de Escher!
El manzano nunca pregunta al haya cómo ha de crecer; ni el león al caballo cómo ha de atrapar su presa. (W. Blake)
Responder
#6
Pues igual, acabo de cumplir mis objetivos la semana pasada, el primero fue terminar el nivel medio superior y entrar al superior, y el segundo era hacer examen de karate y aprovarlo.
La semana pasada acabo de cumplir el segundo y pues tarde un poco en darme cuenta de que los grados no hacen a alguien, pero en fin es hora de ir por mas en el entrenamiento personal y dejar de lado las posiciones.
Responder
#7
Me acordé de esto, escrito hace poco más de un año, por dos cosas que se dieron en simultáneo;

1) La recuperación del post de Chipola acerca del proyecto Yamato.
2) Que estuve respaldando el contenido de mis blogs, desde octubre de 2005 hasta la fecha.

Lo obvio es que cumplí el objetivo principal de 2008, porque, efectivamente escribo desde México. Lo que igual no era tan obvio, es como se han desarrollado las cosas en mi vida desde el momento que más o menos coincide con fechas a la creación de Rojo Intenso... y me salió un mega-mail digno de los viejos tiempos... Si lo publico no es porque mi vida me parezca un tema demasiado interesante, sino porque estoy segura que sin la influencia de este lugar, y las personas que en él están, lo que sigue hubiera sido muy diferente. Así que, es una especie de feedback con los foros, además de querer expresar mi agradecimiento.

...Y tal vez porque, como no se qué me depare el futuro, más adelante estas líneas pudieran servirme para recordarme ciertas cosas que es mejor no olvidar

***

No era mi intención, pero al respaldar no pude evitar leer anotaciones de años atrás que rozarían la desesperación sino fuera porque aún en los peores momentos - y los peores momentos no son cuando la cosa está tan clara como para decir que "sí" o que "no" y todo cambia al instante, sino aquellos en que al límite de nuestras fuerzas, decir que "sí" o que "no" nos da unos resultados inmediatos- algo en mí me empujaba a convencerme de que "vamos a salir de ésta".

Y lo que ahora siento es, simplemente, que estoy a salvo, aunque pudiera haberme acabado, y que la diferencia estaba en lo que decidí alimentar dentro de mí. Algo que, por cierto, andaba espantosamente desnutrido por entonces, pero, por suerte, exigia que se le prestara la atención que merecía... y que ahora está lo bastante lozano como para que más de un aspirante a tirano se sienta ofendido en su presencia

Si mi vida fuera una empresa, podría decir que de los últimos tres años, al menos uno y medio fueron pérdidas, siguió un periodo de estabilización y lenta recuperación, y hasta los tres ultimos meses no empezaron a manifestarse las ganancias. Eso sí, fueron ganancias capaces por sí mismas de compensar todo el resto y convencerme de que había valido la pena el esfuerzo de remontar.

Cuando tomé la resolución de venir, hace poco más de un año, sabía que no me echaría atrás, que no importaba si el lapso de tiempo que me separaba del cumplimento de mi objetivo era un infierno o un paraíso - personalmente, abogaba por lo primero-, todo aquello era secundario, porque pasaría, y lo que quedaría al fin sería el haber cumplido con la palabra dada, no tanto a otros como a mí misma.

Preparar este viaje fue un trabajo de cerrar muchos ciclos, y con la idea de no saber cuándo regresar, traté de dejar las cosas igual o mejor de como estaban cuando yo las encontré. Había otro propósito y era el conseguir que este viaje no pudiera considerarse una huída, una evasión, o una decisión tomada a la desesperada por no tener ninguna otra opción.
Creo que es uno de los mejores trabajos que he hecho en mi vida, sino el mejor (por cierto fue muy útil la información sobre tanatología), y las cosas se dieron de modo que, un mes antes de subir al avión, tenía todo lo que hubiera podido pedir para estar feliz; estaba sana, tenía posibilidades de un trabajo - que, aunque no fuera algo maravilloso, sí podía cubrir mis necesidades sin desgastarme -, había contactado con una EC real - primera sorpresa- en la que - para mi segunda y aún mayor sorpresa- me sentía cómoda, me gustaba mi vida! Tenía excelentes compañeros y compañeras de búsqueda, y hasta lo más parecido a un príncipe que haya podido identificar a lo largo de mi existencia.

Ante tal panorama, la idea de abandonar todo eso para viajar al otro lado del mundo - o casi - sin tener una idea demasiado clara de lo que me iba a encontrar, parecía una locura. Y tal vez lo sea, desde otras perspectivas. Pero desde la mía, si en el último momento me hubiera echado atrás, hubiera sido un insulto a todo aquello que había ganado; habría dejado de merecerlo, habría traicionado aquello que hizo posible que algo así sucediera, y mentido a aquellos que amaba, y mi vida no tendría más valor que la de la ladrona en la que me habría convertido.

Tal vez por eso, al poner un pie sobre esta tierra, recibida por la manada, ya me sentía como en casa, feliz en mi "nueva" existencia. Fue una sorpresa no echar en falta las bondades de mi pasado reciente. Estamos solos, cada cuál en su propio camino, y podemos escoger entre la ficción de estar al lado de las personas que amamos sólo por permanecer físicamente cerca de ellas, o la realidad de llevarlas con nosotros, donde quiera que estemos, honrándolas al seguir unos valores compartidos que, efectivamente, en ocasiones nos exigen la despedida, y la distancia física.

Estamos solos, cada quien en su camino... Derrepente nos cruzamos con un maravilloso paréntesis, un lugar fantástico en el que la vida es extraordinariamente generosa, y nos senimos recargados y recuperados; pero no podemos permanecer más tiempo allí del estipulado. Queriendo acumular avariciosamente todo el tesoro, nos convertimos en abusadores, y lo agotamos... mientras que olvidamos de donde venimos y a dónde íbamos; perdemos ambas cosas, y en lugar de dejar algo de valor como agradecimiento por la oportunidad de haber vivido algo así, no hacemos mas que dañar lo que amamos, y a nosotros mismos. No podemos dejar nuestro camino porque las cosas se vean más bellas o alegres en otro lugar, porque la belleza o la alegría concretadas en unos objetos materiales o en unas relaciones determinadas son una feliz coincidencia espacio-temporal que nadie puede asegurar realmente que permanezca; si renunciamos a nuestro camino por ellos, damos el primer paso para quedarnos sin nada.

Aunque suene budista - o quien sabe que cosa -, los buenos y los malos tiempos se suceden como las estaciones, y al final lo que queda es lo que hayamos hecho mientras aquello sucedía, bien aprovechando las mareas, bien salvando los obstáculos. Lo que queda es aquello que no depende de tales cosas que escapan de nuestro control, porque enraíza en la voluntad propia, que se fortalece igual con unos que con otros por la constancia.

Tengo la buena suerte de que sigan siendo buenos tiempos para mí, la conciencia de su temporalidad me permite al mismo tiempo disfrutarlos al máximo, y estar preparada para que, cuando vuelvan a llegar los malos, no queden razones para temerlos.

A veces hay que saber dejar ir, y aceptar lo que a nuestros ojos, en el momento, no parece otra cosa que una pérdida. Pero las cosas que en realidad importan no se pierden, jamás. En estas últimas semanas, en las que reconfiguro parcialmente mi vida para adaptarlo a las nuevas situaciones, y busco el diseño de su funcionamiento en el futuro inmediato, me doy cuenta de que tanto por dentro como por fuera, muchos elementos se encontraban ahí desde hace tantos años que prácticamente los había olvidado.
Como si fuera un mismo juego de piezas que ordenamos para realizar construcciones diferentes; lo nuevo no es el material en sí, sino la idea, o la conexión de ideas que hacen que los pongamos en un orden determinado, y no en otro cualquiera. Como cuando, moviendo los muebles de la habitación descubrimos una combinación más acertada que nos permite ganar espacio, o luz.
Y del mismo modo en que cuando alguien cae, llega uno más adecuado para sustituirlo, puedo señalar uno a uno los elementos supuestamente perdidos de mi vida, y saber que, si sigo las reglas, ciertas cosas (...y personas) estarán ahí cuando se necesiten.

Eso es para mí vivir sin miedo, vivir sin dependencias; permanecer libre de todo aquello que nos haga susceptibles a la venta o al chantaje, ya sea éste de tipo material o emocional, conservar la integridad y seguir hacia adelante, no como quien se sacrifica y todo el tiempo se lamenta de lo duro del camino y de las muchas decepciones, sin ver otra cosa en los demás que falta; sino como quien es feliz dándose el privilegio de ser lo que es - ni más ni menos- y no permite que nada, ni nadie, le niegue el cumplimiento ese privilegio, que en realidad no es otra cosa que un deber.
El manzano nunca pregunta al haya cómo ha de crecer; ni el león al caballo cómo ha de atrapar su presa. (W. Blake)
Responder
#8
Nunca seras viejo ni debil, pero siempre estarás solo.
Responder
#9
al leer no puedo más que estar agredecida por lo que nos haz compartido... y sentir alegría por saber todo lo que haz logrado.
lux
Responder
#10
Las cosas seguiran adelante, por algo estas aqui. Por lo mientras espero andarte conociendo pronto (mañana?).
Que objetivos cumplidos tengo:
Casa con todo terminado: rejas, plancha de concreto en el patio, etc.
Hija sana y viva despues de un embarazo medio espantoso.
Sigo vivo. Nunca crei pasar de los 24 años.
Lo del temazcal lo pasamos a una comunidad nacho y yo. La zona donde lo estabamos armando pusieron una madereria y vimos que roban demasiado a los coches. Nos vamos a una comunidad de artesanias relativamente cerca de la ciudad.
LO del colectivo cuando haya trabajo.
Ahora luchando por que Luna entre a guarderia porque cargar con ella todo el tiempo ya es dificil sobretodo para conseguir trabajo. Su intestito por fin maduro, el lunes se comio su primer gerber completo asi que supongo ya esta zana a excepcion de una dermatitis de pañal.- =?
La consigna:
Mantener la Dignidad, la Fe, la Esperanza, el Respeto y el Honor. A traves de la Sabiduria, la Serenidad, la Sensibilidad y la Sencillez. regresar al Origen.

Los seres humanos son libres excepto cuando la humanidad los necesita.
ORSON SCOTT CARD
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)