Una irrealidad de 37 años 2/4

El día de ayer comentaba acerca del problema de la falta de resultados de Carlos Castaneda desde el punto de vista motivacional en algo comprobable. Es mas exacto decir que muchos que leyeron a Castaneda lo usan / usaron para escapar del mundo, o para justificar el uso de drogas. Uno que otro, mas o menos decente, salieron a buscar un camino entre representantes vivos de comunidades indigenas en el sitio, no autoproclamados.

El día de ayer comentaba acerca del problema de la falta de resultados de Carlos Castaneda desde el punto de vista motivacional en algo comprobable. Es mas exacto decir que muchos que leyeron a Castaneda lo usan / usaron para escapar del mundo, o para justificar el uso de drogas. Uno que otro, mas o menos decente, salieron a buscar un camino entre representantes vivos de comunidades indigenas en el sitio, no autoproclamados. Es decir: Es valido el salir a establecer contacto con huicholes a sus tierras, pero no es valido creer al que se dice representante de los huicholes que no tiene trabajo ni puede ser efectivo.

Mucho menos pueden tomarse en serio a personas que se hacen pasar por “descendientes de linajes” de pueblos extinguidos.

Voy a comentar dos incidentes que creo que son interesantes sobre lo que puede esperar una persona que cambie su vida y rumbo por un libro, de manera definitiva, y un ejemplo de dos antropologos no Castanedianos.

EL HERMANO MENOR DE MI PADRE.

Varios de los hermanos de mi papá , que en paz descanse, lo usaban a el como guia de varios asuntos, probablemente porque aunque mi abuelo era maestro de filosofía, los asuntos prácticos y culturales era normal que mis tíos le preguntaran a el, a pesar de no ser el mayor de los hermanos sino el segundo.

En una ocasión, allá por el año 1981 mas o menos (en aquella época vivíamos en la anzures y yo tenía menos de 10 años) vino de visita a nuestra casa en México Distrito Federal el mas joven de mis tíos, que necesitaba unos documentos por su título profesional que ya tenía.

Ese tío era centrado, joven (20 a 25 MAXIMO), y traía siempre consigo un libro que le había regalado mi padre cuando el tenía 16 años, el libro era el manantial, de AYN RAND. Recuerdo que mi padre le preguntó que que hacía si lo perdía, y le contestó mi tio que era de lso libros que tenía tres veces.

Los dos se rieron, mi tio se fue de regreso a Chihuahua después de arreglar sus asuntos.

En mi familia paterna está la tradición empezada por mi abuelo que ciertos libros se tienen dos o tres veces, por si las dudas, me enteré ese dia cuando le pregunté a mi padre por que tener un libro varias veces, y me contestó que hay libros que tienen alma, y que comprarlo doble permite tenerlo de reserva para casos de un regalo a alguien especial o en caso de perderlo. A veces se tiene un libro importante en dos o tres traducciones por distintos matices, también.

La historia de mi tío, que resulta relevante para este tema, es que mi padre me comentó que cuando mi tío leyó el libro “El manantial” , de ayn rand, decidió que quería ser arquitecto (el héroe, howard roark, es un arquitecto). Unos años después, en medio de una serie de asuntos de problemas familiares por otros parientes de ese lado, teniendo mi tío unos 23 años, les dijo a sus padres :

a ) me recibo mañana viernes con Verónica (de arquitectura)
b ) Nos casamos el sábado
c ) el Domingo nos vamos a vivir a (otra ciudad)

Para mis abuelos fue una sorpresa tremenda, claro. Los que hayan leído el manantial no se sorprenden, seguro.

Ese tío tiene la menor estabilidad financiera en relación a los otros, precisamente por estar sin apoyo familiar (que cortó por razones que los que leyeron el libro entienden) y en una ciudad muy lejana de nuestro país. De momento tiene una hija con un iq muy elevado que va a una escuela especial en estados unidos, y tiene un despacho de arquitectura que se dedica a lo que hacía Roark.

Hablé con el cuando murió mi padre, fue el primero al que avisé. Por cuestiones de trabajo, no pudo venir desde allá en ese momento. Lo entiendo. Roark cumple sus compromisos.

El libro lo cambió, siguió su vida, y se que en el camino de su trabajo, el es Roark. En cuanto a su familia, es su asunto.

¿Pudo haber provocado algo similar Castaneda? creo que no.

De entrada Don Juan matus no existió y no existe un equivalente REAL actualmente. Los maestros reales no están metidos en el pasado ni en el new age, y tienen un trabajo, además de no tener tiempo para perdidos en el espacio como Carlos Castaneda.

Por cuestiones de tiempo paso el tema de los antropólogos que comentaba para mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *