Emociones para Castaneda 1/2

El 14 de febrero pasado estuve dando mantenimiento a varios servidores y códigos del trabajo. Escuché a algunas personas en el trabajo quejarse de no tener dinero (cosa que no debe pasar si administras tus recursos y PRODUCES), o acerca del consumismo, pero era para mi un problema de lo que Gurdjieff llama confusión de centros (Físico con emocional) y de lo que hablaré otro día.


El 14 de febrero pasado estuve dando mantenimiento a varios servidores y códigos del trabajo. Escuché a algunas personas en el trabajo quejarse de no tener dinero (cosa que no debe pasar si administras tus recursos y PRODUCES), o acerca del consumismo, pero era para mi un problema de lo que Gurdjieff llama confusión de centros (Físico con emocional) y de lo que hablaré otro día.

Así que me quedé pensando acerca de que era el amor para Castaneda. Seguramente cada quien entendió algo, al leer los libros, pero no habla de emociones y Carlos Castaneda no las vive, menos el miedo que le pasa a cada rato. Para fines de seguimiento olvidemos por un rato que el estado normal de Castaneda “de los libros” era confusión.

Aunque hable en este mensaje de amor me refiero al amor de pareja, no a filial u otros tipos de amor, por simplicidad.

Las relaciones emcocionales de Castaneda eran bastante extrañas. Solamente menciona en ocasiones al niño de los cabellos rubios, y a su madre.

Todos los demás “Naguales” , lease Julián Osorio, Don Juan Matus y similares, no tenían una compañera al alcance de su mano. Es decir, siempre la estupidez de la mujer nagual como un faro, pero no tiene ningún sentido práctico excepto dar una orientación pseudo psicológica y rumbo a seguir.

¿Pero porqué el conformarse con una posibilidad?

El primer punto que se me ocurre, es por la irrealidad.

Es mas fácil IDEALIZAR a alguien, y usarla como faro, etc etc etc.

Ok, vale, tomemos esa opción por buena. Y entonces .. ¿Que pasaba con todos los que no eran Naguales/mujer nagual?

¿Porqué ninguno tiene una relación de pareja sana?

Interacción de Julián Osorio :

Teniendo sexo con ¿ Odilia ? previo exhibicionismo desnudo en el campo cuando iba pasando el nagual Elías.

Que reverenda idiotez.

Esto me llevó a darme cuenta que una vez mas, lo mas seguro es que los Naguales Julián Osorio, Don Juan Matus y todos los aprendices de todos los grupos sean personajes ficticios idealizados, pero nada de nada parecido al conocimiento tradicional.

En el conocimiento tradicional, a la pareja solo se le puede ofrecer u segundo lugar.

El primer lugar como persona, pero hay algo mas que amor. La pareja puede tener el primer lugar como persona. Pero antes que nadie y que nada, está lo que juré y prometí en una ceremonia realizada antes de partir de Guadalajara.

Las personas, y yo mismo, son después de mi juramento.

Hace unos años, me tocó ver en un foro a un “maestro” new age, y le decía a un practicante serio que ¿Y donde quedó el amor?

El punto era bueno, pero una cosa es el amor, y otra cosa es hacerse pendejo. El amor, en ese caso, era tangencial al hecho que la persona que moderaba ese foro era una mujer que tomaba de todo tipo de drogas y plantas de poder.

¿Y donde quedó el amor?

No en ese lugar.

No con esa persona.

===============================================================

En el año 1988 evité que atropellaran a un mujer muy valiosa. Ella tuvo que ver con el hecho que conociera a mis maestros tradicionales. como resultado del accidente.

Seguí tratandola unos años.

Una tarde, afuera de su casa, al regreso de la preparatoria, me di cuenta que ella era probablemente una de las mujeres mas afortunadas del planeta, y no era por su poder personal (que lo tenía), sino que siempre se salvaba “de milagro” a través del trabajo duro.

Esa tarde me hizo un comentario, ofreciendome un futuro de manera directa. Y entendí lo que decía ella. Y entendí porqué mi maestro tradicional nos explicó a ambos el fenómeno de transferencia y la historia de Sansón y la mujer que el corteja antes de llegar a Dalila. (Tema para otro dia, y en Notas Varias).

Así que me di cuenta que esa dama me abría las puertas a un mundo de plenitud, trabajo, paz y amor.

Pero no combate.

Ella era de esas personas que hacen del mundo un lugar mejor para vivir.

Y yo estaba orientado por mi forma de ser, a proteger la barrera entre dos mundos.

Hay responsabilidades demasiado grandes para un solo hombre. Solo un loco, o la persona adecuada, se enfrenta a ellas.

Así que le dije:

Aceptar lo que me ofreces me haría indigno de recibirlo.

Y me despedí.

Hice lo que debía hacer. Nuestros caminos eran diferentes pero los valores eran y son los mismos.

Volví a verla de pasada unos años después. Seguía siendo la dama con alegría de vivir, capacidad de trabajo, belleza y al mismo tiempo irradiaba una certeza de que vale la pena vivir, que la raza humana tiene futuro y que puede vivirse sin hacer pendejadas.

Supe de ella hace unos cuantos meses por otro asunto. Está casada, con varias hijas… con alguien que se dedica a lo que yo. Consultoría de computadoras y seguridad.

===============================================================
De nada me hubiera servido idealizar a esa dama. Es una de las pocas personas absolutamente íntegras que he conocido. Pero no era en esa época el momento, al igual que no lo es hoy ni lo será jamás.

¿ Amor ?

Hay algo mas que amor.

A lo largo de mi vida he visto que muchas personas hacen por amor lo que les beneficia y otros lo que les perjudica.

Y sin embargo…

Me he encontrado a lo largo de mi vida con varias personas que pude idealizar.

Para qué ?

He conocido personas que eran símbolo por otras cosas.

Recuerdo cuando en 1995, después de las heridas de mi brazo, regresé a Guadalajara a la casa del curandero de Tonalá. Ya no estaba, se había ido a la muerte de mi maestro. Pero estaba Mayté. Una de las mujeres mas fuertes y capaces que conocí, parte del grupo de esa casa.

Atendió mis heridas mejor que la gente de Oaxaca. Estuvo conmigo en México mientras no estábamos seguros que mi brazo volvería a ser lo que es.

Pero ella no estaba conmigo por ser el líder de esa casa. Tampoco por deber, era por una comprensión mutua de nuestros caminos; no era compartir nuestras soledades o valores. Su función era parte de algo mas.

Cuando en el 2002 me enteré de su muerte y las circunstancias de la misma, solo pensé….

Gracias !

Pero un faro?

No.

===============================================================

Y en Castaneda no hay absolutamente nada de amor sensato por valores, solamente comentarios sobre el sexo, y nada de las otras posibilidades.

Mi vida habría sido diferente con las dos damas de esta historia. Pudo ser amor, si yo lo hubiese permitido, eran personas bellas por dentro y que transitaban el mismo camino, pero al mismo tiempo no tenía porque forzarlas a salir de su ambiente natural.

Y fueron lo suficiente sabias para entender que yo nací para otra cosa que compartir su camino. Las dos conocieron a mis maestros tradicionales. Las dos hubieran estado en las buenas y en las malas. Las dos hubieran sido felices conmigo, y yo hubiera vivido una vida diferente en parte. Lo mismo que la historia de Sansón y su vida antes de ser el juez de la tribu de Israel.

Los valores son los mismos, el destino también. Nos encontramos por alguna razón que no importa. Lo que importa es lo que decidí al ver las posibilidades que tenía enfrente, y las responsabilidades.

Pero, aceptar lo que ambas damas me ofrecían me haría indigno de recibirlo.

He caminado acompañado varias partes de mi camino. He visto como el amor enloquece o da cordura. Pero para Castaneda, nada.

¿Y donde quedó el amor?

Hay responsabilidades demasiado grandes para un solo hombre. Solo un loco o la persona adecuada se enfrenta a ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.