Hora: 23-Jul-2019, 06:00 PM ¡Hola, Invitado! (Iniciar sesiónRegístrate)

Enviar respuesta 
Economía doméstica
Autor Mensaje
Vaelia Sin conexión
Posting Freak
*****

Mensajes: 4,691
Registro en: Nov 2005
Mensaje: #1
Economía doméstica
Pues eso, ejemplos tomados de la vida diaria.

Mucha gente piensa en acumular dinero sin más, lo cual hace al dinero algo inútil y es otro modo de desperdiciarlo... a veces a costa de aquellos que tanto se esfuerzan por reunirlo.

¿Cuál es el valor del dinero? Mi cálculo es comparar el esfuerzo y tiempo que invierto en conseguirlo con aquello a lo que lo voy a destinar. Así, mido el precio de las cosas no por su valor monetario, sino en relación a la parte del sueldo que representan y a lo que representa ese bien que cambiaré por dinero para mí.

La suma del dinero real que uno tiene es el que ha ganado -no el que ganará o puede conseguir, sino el que efectivamente tiene - menos la cantidad de las deudas u obligaciones contraídas (impuestos, recibos, etc.). Pefiero pagar todo a principio del mes, para saber de cuánto dinero disponemos en realidad hasta el siguiente cobro. Lo demás es jugar con la suerte y no depende de nosotros, por lo tanto no se puede contar con eso como algo seguro.

Mientras sea posible se evitarán las deudas, especialmente con los bancos. Yo he tenido suerte con mi banquero y no me puedo quejar porque ha demostrado ser una persona honrada; pero es obvio que los bancos hacen su negocio con el manejo del dinero. No me parece mal que la gente tenga la oportunidad de comprar dinero; lo que me repatea el estómago es que este tipo de comercio se inmiscuya en cuestiones de primera necesidad. No es lo mismo comprar dinero porque te hace mucha ilusión comprar una TV de último modelo, que que te veas obligado a comprar dinero destinado a necesidades reales (alimento, casa, agua, electricidad, la escuela... esas cosas).

Otra cuestión es ser consecuentes con la realidad económica de uno... el típico el caso de aquellas personas que escatiman en alimento u otras cosas de "dentro de la casa", para poder presumir de algo por las calles no es más que un ejercicio de evasión. Digamos que podría permitirme un vestido caro del que me hubiera encaprichado, pero sin los zapatos y complementos adecuados (gastos colaterales) sería peor que quedarme con mi ropa de siempre; además si no voy a fiestas de gala no es que lo vaya a emplear mucho... así que es absurdo. Por otro lado, la ilusión de la disponibilidad (tipo "tengo una visa que me da hasta 1000 euros de crédito" a devolver en cómodos plazos) es el primer paso para acabar gastando más de lo que se tiene.

Creo que lo mejor es hacer una reserva, apartando un poco de cada ingreso recibido; por poco que sea, el tiempo hace su labor. Se pueden manejar dos tipos de reservas; las de disponibilidad inmediata y las de disponibilidad restringida. Eso se traduce en márgenes de actuación. Para mi, disponibilidad inmediata es que puedo hechar mano cuando quiera, y se quedan en la cuenta corriente. Las de disponibilidad restringida están en otra cuenta, que me obliga a hacer gestiones para pasar el dinero a la cuenta corriente.
Por ejemplo si cobro 100, me hago a la idea de que en realidad cobro 900, porque el 10% se va a la reserva restringida. Ahora supongamos que de media gasto para mantenerme 800 y me quedan 100. El mes que los gastos sean menores, tengo 50 más disponibles. No corro a guardarlos en la cuenta restringida, sino que se quedan en la cuenta corriente, la reserva disponible, porque otro mes puede que los gastos sean mayores, o yo quiera permitirme algo

Así mismo, incluso las cuenta de reserva deben tener un objetivo principal... puede sonar algo absurdo, pero parece ser que como la naturaleza odia el vacío, cuando juntas dinero porque sí, acaba llegando la necesidad que te deja sin blanca. Y tal vez sea coincidencia, pero desde que puse un objetivo a las cuentas, y emplee ese dinero en sub objetivos u objetivos laterales en lugar de dejarlo muerto, no ha faltado, y se han hecho cosas interesantes con él.

No pienso hacerme rica con mi trabajo, pero he acomodado las cosas para conservar la movilidad y la independencia, en gran medida a cambio de renunciar a otras cosas, aunque no como un sacrificio. Creo que lo primero para organizarse con esras cuestiones es tener un orden de prioridades y ser consecuente con él.

Una última obsevación a parte es considerar la diferencia entre gasto e inversión.

En el sentido más empresarial del término, una inversión es un dinero que deja de estar disponible como tal y entra en un proceso más o menos largo al fin del cual dará sus frutos, o sea, más dinero. Por ejemplo, una empresa invierte (convierte) su dinero en una máquina y en materia prima (y en la energía que paga para que funcione, etc.) y al final del proceso vende lo que todo eso ha producido, recuperando el dinero de su inversión (o devolviendo la deuda al que le prestó dicho dinero) y sacando un margen de beneficios. En contraste con esto, un gasto es una obligación de desprenderse del dinero que no reporta nada a cambio.

Por fortuna los individuos no somos empresas y del mismo modo que no sólo invertimos con nuestro dinero, sino también nuestro tiempo, nuestra fuerza y nuestra capacidad de pensar; el dinero no es el único resultado que podemos obtener de nuestra inversión. Invertimos cuando empleamos nuestros recursos para avanzar en nuestro camino, para mantenernos a nosotros mismos y hacer lo que queremos hacer con nuestras vidas; gastamos cuando desperdiciamos nuestros recursos, o incluso si no hacemos nada con ellos (lo que nos hace dejar de ganar).

El manzano nunca pregunta al haya cómo ha de crecer; ni el león al caballo cómo ha de atrapar su presa. (W. Blake)
11-Sep-2007 08:17 PM
Visita su sitio web Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
Enviar respuesta 


Salto de foro:


Usuario(s) navegando en este tema: 1 invitado(s)

Powered By MyBB, © 2002-2019 MyBB Group. | | Theme Created By effone of Equinox Design