Hora: 26-Sep-2018, 12:38 AM ¡Hola, Invitado! (Iniciar sesiónRegístrate)

Enviar respuesta 
Los Loberos
Autor Mensaje
Vaelia Sin conexión
Posting Freak
*****

Mensajes: 4,691
Registro en: Nov 2005
Mensaje: #1
Los Loberos
En Francia, y en el norte de España son bien conocidos en antiguas historias los llamados Meneurs de Loups , Encantadores de Lobos, Loberos ... Estos individuos asilvestrados, foráneos, aislados de la sociedad circundante, vivían en el corazón de los bosques, entre lobos, a los que entendían, y que éstos les seguían y obedecían.

Los encantadores de lobos eran a un tiempo temidos y respetados, aun cuando pudieran provocar rechazo por su carácter dual. El lobero/a podía, en el frío invierno, llamar a una casa y solicitar cobijo o alimento. La familia debía acogerle, bien por las bendiciones de protección y seguridad que éste podía propiciar a la casa, inhibiendo el posible ataque de los lobos, o bien por temor a que el mimo personaje diera orden a lo lobos de atacar a la familia o a su ganado. El lobero podía también enviar a sus lobos a sus enemigos, o a los enemigos de otros.

El oficio de conductor de lobos, podía transmitirse de modo generacional, o de un brujo/a a su discípulo, o del encantador de lobos a uno de los niños de las casas que visitaba; en ocasiones el legado tenía un matiz de maldición, o, cuanto menos, de un oscuro don.

La obra Marie La Loba (llevada a la televisión en 1991, de la mano de Daniel Wronecki), de Claude Seignolle, relata la historia de una niña que hereda el don de un lobero al que su familia se ve en obligación de atender, y las desgracias que la incapacidad de dirigir este don le conlleva. Señalemos que, si bien se trata de una recreación literaria de Seignolle, la historia fue contada al escritor por aquella que en su juventud fuera la protagonista del relato.

Incluso la oración al Padre Nuestro del Lobo (de origen supuestamente medieval), cuya función era la protección contra los mismos, o ganarse al Padre Lobo; sólo podía ser recitada por un brujo/a, o alguien que tuviera relación con el diablo. Por ello en alguna ocasión los loberos se verían acosados por la Inquisición, y condenados por ella.

En ocasiones, se cuenta que el lobero debía seguir un largo proceso de identificación con los lobos, que vestía sus pieles, y deambulaba siguiéndolos, hasta que era aceptado en la manada. Incluso al convertirse en su líder, llegaba a darles la mayor parte del alimento que los aldeanos le cedían a cambio de su mediación con los lobos. En otras versiones, el encantador de lobos se ayuda de un instrumento musical para hechizar a las criaturas.

Esta imagen del lobero, en ocasiones amalgamada bajo el aspecto de una figura mítica como el Pare Llop (Padre Lobo), responde al reflejo de personas reales, pues se trataba de un oficio consolidado, y al encantador de lobos no sólo recurrieron a voluntad los pastores, sino también los carniceros que dependían de igual modo del ganado .En los registros históricos se documenta la existencia de estos hombres y mujeres, con sus nombres , apellidos, (o sus apodos) y localizaciones.

Algunos estudiosos no han dudado en matizar este cariz mítico, y en ocasiones se ha llegado a hablar de ellos como de farsantes cuya manada de lobos no sería sino una banda de hombres amenazadores.

Sin embargo, otros apuntan a la posibilidad de que estas personas, aún sin recurrir a términos mágicos, debían poseer un talento o sensibilidad especial hacia los lobos, viendo un paralelismo con la figura del cineasta, y estudioso de la naturaleza, Felix Rodríguez de la Fuente.

En un artículo de Ecología de Europa.net, Miguel Pou, director del Proyecto Felix, relata cómo Rodríguez de la Fuente, habiendo crecido en el ambiente rural que fomentaba el odio hacia este animal, se apuntó a una cacería, pero al encontrarse con la mirada del lobo acosado, su pensamiento dio un giro completo, decidiendo dedicarse al conocimiento y defensa de este animal. Esta defensa del lobo le comportó serios problemas, agresiones y amenazas, que no fueron suficiente para apartarlo del camino que había decidido tomar; llegó a ser un experto en la especie y su principal defensor durante un par de décadas, extendiéndose su obra en el mundo entero e influyendo a varias generaciones

Felix adoptó en principio una pareja de lobos, Remo y Sibila, a los que se irían añadiendo más, hasta convertirse en líder de varias manadas.

"Félix se unió con esta especie. Las madres lobas dejaban que el Amigo de los Animales acariciara a sus recién nacidos. Esto se lo hubieran impedido hacer a sus maridos, apartándoles con fieras dentelladas. Nos contaba Marcelle Parmentier, viuda del doctor Rodríguez de la Fuente, que Sibila se enamoró de Félix: "Le cortejaba con un erotismo que ya quisieran para sí muchas mujeres". En una finca inmensa, los lobos perseguían veloces ciervos y fuertes jabalís y, cuando llegaba el líder de la manada, se apartaban respetuosamente para cederle la presa y que él comiera."

Antoni Garcia Llorca, en su novela "La mala bèstia" , recoge ambos aspectos, el más realista y el más mágico, narrando en bellas palabras, a través de uno de sus personajes, el aprendizaje y la función del lobero mítico del Pirineo, acercándolo a la figura del licántropo, del hombre efectivamente transformado en lobo:


"Para ser lobero, hijo de mi corazón, es necesario haber sufrido hambre, frío y miseria. Es necesario estar acostumbrado al sufrimiento del cuerpo y el alma También es necesario odiar al lobo, pero al mismo tiempo admirarlo, porque es el ser más fuerte de la creación. Y es necesario amar al hombre, pero al mismo tiempo menospreciarlo, porque es el más débil. Así, los lazos de odio y amor con las dos razas nunca serán lo suficiente fuertes, y el lobero podrá ser hombre o lobo, según le convenga, hijo de mi corazón. (...)

En una hora mágica, en un lugar mágico, recitarás la canción mágica. La hora es la media noche de San Juan, cuando el sol y la luna, la tierra y el aire, el agua y el fuego, la carne y el espíritu se abrazan. El lugar es un estanque sin fondo, la puerta entre el cielo y el infierno. La canción es un secreto que el maestro transmite al discípulo, hijo de mi corazón.

Cuando te sumerges en el estanque, debes estar decidido a renunciar a tu condición humana, porque cuando pises la otra orilla serás lobo. Lucharás porque te adopte una manada. Lucharás con garras y colmillos para convertirte en su rey. Y durante siete años, siete, aprenderás sus costumbres y lenguaje, compartirás sus alegrías y los miedos, hijo de mi corazón.

Y si el hambre, la enfermedad o el cazador no te matan antes, la séptima media noche de San Juan cruzarás de nuevo el estanque para renacer entre los hombres. Pero una parte de tu corazón siempre pertenecerá al lobo. Así amarás igual ambas razas y cuidarás que la una no dañe a la otra, hijo de mi corazón.

Acudirás allí dónde los hombres se sientan amenazados y les dirás "Matar a un lobo no os servirá de nada, porque tras él vendrán sus hermanos y hermanas. Dadme un carnero bien cebado y lo que buenamente queráis como paga. Yo usaré el carnero para negociar con la manada, y veréis que no os vuelve a molestar en mucho tiempo." Esta es la vida del lobero. Se transforma continuamente, de hombre a lobo y de lobo a hombre, con el fin de conciliar ambas razas. No es una vida fácil, hijo de mi corazón.
"





Bibliografía:

Albert Manent, El Llop a Catalunya, Memòria, llegenda i història, Pagès Editors, Lleida, 2004.

Antoni García Llorca, La Mala Bèstia, Ed. La Galera, Barcelona, 2003. (Traducción libre).

Claude Seignolle, Marie La Loba, José de Olañeta Editor, Mallorca, 2000.

Ecología de Europa.net - J. Galindo, M. Pou, 2003 "El lobo, Felix y la naturaleza":http://ecologia.deeuropa.net/?art=183

El manzano nunca pregunta al haya cómo ha de crecer; ni el león al caballo cómo ha de atrapar su presa. (W. Blake)
04-Sep-2007 06:48 AM
Visita su sitio web Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
Vaelia Sin conexión
Posting Freak
*****

Mensajes: 4,691
Registro en: Nov 2005
Mensaje: #2
Los Loberos
Me encontré otra historia del tipo Meneurs de Loups, esta vez de Galicia. Parece sesgada, pero loselementos importantes del mito están bien conservados, con las variaciones del lugar.


http://www.ourense.com/index.php/27/12/2006/25/

Había allá en tiempos en Galicia un padre que tenía muchas hijas y una de ellas comía mucha carne, cuanto más le daban, más comía.
Y un día el padre le dijo:

Aún vayas al monte a comer carne con los lobos.

Fue palabra maldita, pues aquella misma noche desapareció sin dejar rastro alguno. Salió y allí cerca entró en trance y se convirtió en un hada y a veces andaba de lobo y otras de mujer.
Fue andando, andando hasta que llego al Cebreiro y a las Canellas de Agras de Tosende (Ourense ). Por estos montes anduvo mucho tiempo de capitana de los lobos, haciendo muchos estragos en las haciendas y en la gente (esto cuando estaba de loba). Su paradero era en el monte del Cebreiro.
Cuando estaba de mujer encendía el fuego y los lobos se juntaban alrededor de ella, y no les dejaba hacer daño a nadie.

Una vez que venían los arrieros de Portugal con su cargamento, los lobos se los querían comer pero ella nos les dejaba, diciéndoles:
Quietos, dejadlos pasar .

Así anduvo mucho tiempo, hasta que le levantaron el hechizo.

Le gustaba ir a comer harina a un molino, pero una vez coincidió que el amo del molino estaba dentro, ella se quiso meter por debajo de la puerta , como siempre, y al meter una pata, la vio el molinero y con una navaja se la quiso cortar, al empezar a cortar, ella dio un grito y se convirtió en mujer.

Así que se vio mujer , trató de volver a su casa, preguntando de pueblo en pueblo hasta que llegó a la casa donde la recibieron los suyos con mucha alegría.

El verano siguiente, los de Tosende fueron casualmente a segar al pueblo donde ella vivía; Entonces ésta les preguntó de dónde eran , le dijeron que eran de Tosende y de Aguís:

Pues esos pueblos los conozco yo bien , y conozco el Cebreiro y las Canellas de Agra.

Ellos le preguntaron que por qué conocía esos pueblos.

Pues tuve que andar por allí de hada haciendo muchos estragos y por ninguno tuve tanta pena como por un niño que me comí, y mientras lo despedazaba, él me miraba a la cara riéndose.

Los segadores le dijeron que aún se hablaba por allí de esa hada y ahora estaban muy a gusto desde que ella ya no estaba.

El manzano nunca pregunta al haya cómo ha de crecer; ni el león al caballo cómo ha de atrapar su presa. (W. Blake)
04-Dec-2007 11:14 AM
Visita su sitio web Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
Vaelia Sin conexión
Posting Freak
*****

Mensajes: 4,691
Registro en: Nov 2005
Mensaje: #3
Los Loberos
Claude Seignolle, nació en Périgueux en el año 1917. Es un escritor francés que empezó a recopilar el patrimonio legendario de las regiones francesas, antes de desarrollar una obra literario muy personal.

El siguiente es un fragmento de "La Magie Du Fonds Des Âges" que aparece en "Las Maldiciones", compilación de las novelas de Seignoille Le Rond des sorciers, Marie la louve, La Malvenue y Le diable en sabots .

Algo que siempre me ha llamado la atención es que Seignoille conoció a la Marie real.

La traducción no es muy buena... ha sido más difícil de lo que pensaba y no me acaba de satisfacer (me siento criminal traduciendo a Seignolle), pero creo que lo básico se entiende y el autor tiene cosas que vale la pena conocer. Por mi parte quisiera traducirlo todo, pero me llevará tiempo...


La Magie du fonds des âges

(...)
Las cuatro obras de esta compilación, las más conocidas de Claude Seignolle, trasponen las características de la mentalidad primitiva, salvaje, aquellas que le fueron reveladas a lo largo de los años y que fueron reveladas a su vez en sus monografías folklóricas de las campiñas francesas. Estos componentes se encuentran integrados en una intriga que se sucede en un mundo rural actualmente en vías de desaparición en occidente, para producir un fantástico heredado de las supersticiones campesinas vigentes durante milenios a las que los jovenes lectores habituales del género no están acostumbrados. Las nuevas generaciones no tienen las mismas percepciones literarias, y viven, sobretodo, de un fantástico "inventado" y lúdico, convertido en algo convencional y paródico, que carece de la misma autenticidad. (...) http://rernould.club.fr/h1SeigMa.html#footnote1

La Magia en Marie la Louve

Cita:Edito: para avisar que el artículo contiene spoilers del inicio hasta el final, es reseña completa, comentada.

El personaje de Marie la Louve 26 es una de esas víctimas a las que súbitamente un poder les impide ser como los demás y no han escogido ser lo que ellas son. Como Carrie de Stephen King, Marie es la heroina fuera de la norma, no sólo víctima del juicio ajeno, sino que además debe sufrir la venganza desde el momento en el que ella parece representar una amenaza. Des de la cuna, es víctima del simbolismo negativo del lobo, vinculado a un antiguo fondo mítico y a creencias paganas en relación a los seres de la noche, relacionadas posteriormente al mundo de Satan.

En la campiña, el Lobero [Meneur de Loups] es un brujo que posee el poder de encantar a los lobos y hacerse seguir por ellos. Se cree que tiene tratos con el diablo, que tiene el poder de convertirse en hombre lobo y la facultad de curar las mordidas de los lobos.
Como agradecimiento del lobero a la familia que lo ha alimentado durante el invierno junto a sus lobos 27, este don se da a Marie poco después de su nacimiento, en el curso de un ritual singular con un lobezno que él lleva en su bolsa;"No ha comido carne, su hija? pregunta el lobero. (...) Marca el silencio de un silencio y, tomando la pequeña mano de la niña, la pone en la boca del lobezno. (...) Entonces el lobero habla gravemente: Tienes el don, Marie... comprenderás a los lobos, tus manos tendrán el poder de eliminar y sanar sus mordidas... masticarás pan para hacer la pasta que curará... la pondrás sobre el mal... será una especie de medicamento... solamente, recuerda, perderás el don cuando yo muera" 28 (144)

La reputación de Marie se resiente de esta historia. Aunque fuera impuesto en la ausencia de responsabilidad personal, este don representa para los demás una trasgresión del orden de las cosas. Algunos la consideran, con su "malvado don" como "marcada", "una joven que pacta con el diablo"(134). Aparentemente, la única singularidad de Marie es la de vagabundear, y perseguir animales salvajes en largos paseos.

Como había hecho en Le Rond des Sorciers, Seignolle ilustra la coexistencia del cristianismo y la magia ancestral. El cura del pueblo no se hace ilusiones acerca del poder real de su religión. Él va, por ejemplo, "como a la misa", a bendecir los montones de gavillas de la pagana fiesta de San Juan, en el solsticio de verano: "Con un gesto importante, asperja las gotas sagradas. Cristianiza el efímero monumento que sus gentes, herederos inconscientes de un culto pagano olvidado después de largo tiempo, pero siempre presente sobre nosotros, han edificado sin pensar estar torciendo la buena religión de Dios" (145)

Según supersticiones de los campesinos las brasas encendidas y el carbón del bosque, son portadores de suerte para el año, y es necesario llevarse un pedazo para impedir que entre el mal en su casa. El juego de saltar sobre las llamas está ligado a la creencia de la boda durante el año, a condición de no hacerse daño. Cuando Marie salta, se queda corta, y pone el pie sobre el carbón ardiente. Rechaza entonces admitir el anuncio del destino, que no se casará con su amor. Seignolle introduce este detalle como una advertencia de los eventos maléficos que han de seguir.

Los campesinos conocen la historia de Marie y, cuando un chico es mordido por un lobo, van a buscarla. Marie rechaza en principio dar este servicio. Le suplican, emplean el chantage "Será duro para la conciencia de alguien que puede curarlo" (152) Marie cede a la presión tribal, cura la herida, descubre el poder del que dispone. Pero el chico se desmaya y la madre piensa que ha muerto. Los prejuicios vuelven instantáneamente, se olvida que se ha suplicado que actúe, el odio resurge: "Mirad a esta loba que ha agravado el mal hecho por uno de sus hermanos"(156) Marie huye.


El padre del chico es herido esa noche por una pelea con Martin Malgrain, el prometido de Marie, lo que da al lector la ocasión de conocer al curandero que ha tomado el lugar de Marie. Un viejo desdentado, que ha pedido que se lo deje solo, pues "sus secretos necesitan del misterio para actuar más rápido" (162). Se "alegra de que sea un mal fácil de curar", y el entorno, al regresar, ve al curandero acabar de "reducir el mal trazando con sus dedos gordos una tal cantidad de símbolos de la cruz (...)" (163)
Mirando al chico ya curado, el curandero se asombra del poder de Marie, superior al suyo: "El curandero observa la espalda mordida - Está claramente curada, juzga, el que ha hecho esto sabe lo que se hace... y, sorprendido, agita la cabeza haciendo crujir, la una con la otra, sus encías desnudas (...)" (163) Juicio éste que, paradojicamente, se volverá contra Marie, relacionada con el malvado : como este curandero es benéfico, que emplea los símbolos religiosos, se considera menos poderoso que ella, ella será decididamente peligrosa.

Marie no es sólo la víctima de la mentalidad bruta de los campesinos, sino también objeto de las maquinaciones de los Malgrain, quienes no la quieren como nuera, y las añadidas de un amor escondido.
Los cotilleos suscitarán desastres en el pueblo.

Marie vive momentos difíciles. Su prometido, Martin, herido, ha desaparecido. Los niños del pueblo la persiguen, riéndose de ella, el cura agrava la situación creyendo hacer un bien. Apela a la caridad cristiana allí dónde no hay más que miedo y odio : "hermanos míos, el demonio ha marcado una chica de nuestra parroquia... Lo ha hecho de un modo tan brutal que no se puede dudar de su mala acción... (...) Sabed, hermanos míos, qque el mal que ha hecho no es incurable. El exorcismo puede ayudarnos con su poder soberano... Nosotros sabremos rezar con fervor para que aquella que sufre reencuentre la pureza cristiana... Recordad las palabras del Señor..." (186) La misa finaliza en desorden.


Marie va a consultar a la bruja Juine29, quien le cuenta de su filiación con el diablo y le ofrece su ayuda de colega :"Estamos un poco del mismo bando... no es cierto... con el mismo maestro. (...) Ah! te veo buscar en tu cabeza quién es el maestro...Es el diablo... paciente, fuerte, el vendrá. (...) No hay nada que nos niegue a nosotras dos. No tengo más que pedirle que haga regresar a Martin, y estará aquí. Pero no lo hará a menos que se le de un mal a cambio. Es su precio... Al diablo se le paga! Él comercia del mismo modo en que otros venden bendiciones...(...) No tienes más que pronunciar en alto el nombre de aquellos sobre los que quieres que caiga la desgracia... entonces el diablo te regresará a tu Martin." (183) Desesperada, Marie maldice (...) a los Malgrain30 , quienes no dudan en lanzar contra su casa balas empapadas de agua bendita. Marie, se da cuenta demasiado tarde de que también Martín es un Malgrain :"Dios mío, murmura, siento que seré castigada, Dios mío, perdoname..." (189)


Ella vuelve a ver a Juine, para romper el hechizo, algo que no puede hacer la bruja, quien la incita a encontrarse con el Diablo 31 :"Basta que vayas a la cruz de Mission 32, esta noche, a medianoche... Si tomas una gallina negra bajo tu brazo y esperas sin desalentarte, verás al diablo, tan cierto como que me llamo Juine y que salvarás a tu Martin y a los tuyos de la desdicha..." (207) Marie cree encontrarse con el Diablo en la encruzijada33, pero el lector sabe que es víctima de una maquinación tramada por Juine, con la ayuda del lobero, que aparece misteriosamente.
Él hace el papel de diablo34 (208). Impresionada (la noche, el cruce de caminos, la cruz, la gallina negra según el rito, en la misma racionalización del lugar malefico ya presente en Le Rond Des Sorciers, lugar del sabbat diabolico), Marie cree que está viendo a Satan en persona. Ella se deja llevar :"ve sobre la colina, no lejos de allí, dos puntos rojos que se balancean y se desplazan lentamente."35

El diablo, piensa ella, en una confusión absoluta de sentimientos, los viejos mitos mezclándose con los nuevos: "Por no mezclar a Dios con esta brujería, se guarda de hacer el menor signo de la cruz. Y, con todo, esto ayudaría!" (210). El diablo le habla :"Mi loba... soy un poco como un padre para ti. Dime si alguien te está dañando. Dile que yo castigo a aquellos que te dañan." (211) Los detalles más triviales, para una ignorante, toman un carácter maléfico :"Este cinturón de tela, que ella no ha visto que ningún hombre llevara, demuestra que viene de un lugar misterioso."" (211) Lobero, curandero, sacerdote, bruja, cómo orientarse en esta jungla de representantes de fuerzas cósmicas?

Mujer animal, hija de los lobos y de la magia, Marie no pierde más que por un instante este estatus. El fin de la novela es particularmente sutil : es precisamente cuando Marie se convierte en una mujer como las demás, cuando pierde a Martin, el hombre que ama, mordido por un lobo. Hubiera podido salvarlo si hubiera seguido siendo Marie la Loba. Es más, es un lobo quien le arrebata a su amor, un lobo que cree proteger a su lobero que ha muerto, llevándose su don en el momento más decisivo para Marie.

Relegada a la marginalidad como el lobero o la bruja Juine, Marie no puede hacer más que asumir su maldición y aceptar su condición de hija del Maligno :"Conducida por una fuerza repentina que la dirige con autoridad, toma el bastón del lobero y, con nuevos pasos, se va hacia el bosque, seguida por la bestia obediente y fascinada." (237)

Las comunidades rurales viven de hábitos que excluyen a los que se desvian36. Su norma de vida rechaza la presencia extrangera, y aquello que es diferente de la humanidad ordinaria es percibido como un peligro.En medio, ciertos hombres, como los brujos o los herreros, son aceptados, pero considerados con desconfianza. Toda violación de las reglas ordinarias de vida comporta el rechazo. La trasgresión del orden de las cosas produce violencia social, la animosidad o la furia de los campesinos amenazados en sus hábitos y bienes.
Según nuestros códigos actuales, Marie no es responsable de lo que le sucede. Pero lo es, según las tradiciones campesinas. Llevando más lejos la reflexión, se puede pensar que, en términos de responsabilidad, estos campesinos también son inocentes, conducidos por sus supersticiones o los impulsos que atribuyen a poderes oscuros, sin comprender su verdadera naturaleza contra la que no pueden luchar.
Ellos parecen también culpables, falsos cristianos incapaces de comprender el mensaje de su cura, cultivando su apego a las ganancias, disimulando su sensualidad, aceptando su indiferencia hacia la desgracia de otros. Incluso el estrecho clan familiar no resiste a sus deseos reprimidos, pero poderosos: mujeres por someter, descendencia para explotar, o, cuando la tutela paternal es demasiado fuerte, la tentación de su exclusión. Es preferible no pensar en la responsabilidad campesina con nuestros criterios actuales.


Notas :

26 Primera version : otoño 1945- invierno 1946. Publicado en 1947, Les Quatre-Vents éd. Segunda version más breve en 1966, corregida en 1967. Marie la loba existió y Seignolle la conoció en 1944; en Ennordres. Ella tenía el"don" de curar las mordeduras de lobo. Como en la novela, su don lo le fue socialmente favorable.

27 Se dice que negar la hospitalidad a un Lobero hace correr el riesgo de ver reducir el propio ganado.

28 Esta restricción forma parte de la psicología mágica según la cual nada es dado de modo gratuito y es necesario pagar por los deseos que se espera satisfacer.

29 El retrato de La Juine, bruja maléfica tradicional, está particularmente logrado:"la vieja prosigue sus muecas, proyectando en el aire sus delgados brazos desmesurados y nerviosos. Lleva el odio a su máxima expresión. Ese gran odio que la hace vivir, reflejo del desprecio que se le muestra en la tierra. Su piel no es más que arrugas. Cada pliegue no debe sólo señalar cada uno de sus años como en los antiguos honestos y justos. No, cada uno debe ser la marca imborrable de una mala acción, y tiene tantas y tantas de estas arrugas, que su vista Marie termina por asustase. La Juine tiene pelos estropajosos como cáñamo, llenos de porquería, que vagabundean en placas cubriendo su espalda. Su ropa negra, tiene reflejos verdosos, y pesa del olor de al menos diez años de suciedad." (181)

30 El padre Malgrain será mordido por una víbora (se sabe que es atrapada por el Lobero por La Jouine (209)) que ocupa por una pocion campesina...

31 La lucha entre los representantes de la magia y la brujería es, se dice, una lucha de poder :"Yo soy aún así mucho más fuerte que ella" se asegura La Juine después de encontrar a Marie. (209)

32 La encrucijada es un lugar sagrado, a menudo poblado por entidades diversas. Para conciliar la energia cósmica que se desprende, ancestralmente se han puesto las encrucijadas bajo la protección de los dioses que liberan del peligro. Más recientemente se instalan cruces y calvarios.

33 Simbólicamente «en el cruce de caminos», enfrenta su destino entre el bien y el mal, el hecho de estar allí significa que Marie a elegido al diablo.

34 Del mismo modo, los poderes del lobero parecen a la bruja superiores a los suyos:"Tienes de nuevo necesidad de mí... no es suficiente lo que hago por tí?" (209) La bruja es, según las circunstancias, dominante (como con Marie) o sumisa (con el lobero). El lobero es descrito por Seignolle :"Él es grande, delgado, roto por la edad, miserablemente vestido con una camisa rasgada, sujeta al cinturón por una franela roja envuelta a la manera de los zouaves [N.T: soldados de infantería del norte de Africa]. Sus pies desnudos, deformados por todos los dolores de la marcha, se plantan firmes sobre las raíces que hieren. Sus ojos se encuentran al fonde de órbitas profundamente cavadas que muestran el perímetro del hueso. Las mejillas pálidas, la nariz larga y fina, la mandíbula dura, atrayendo miradas" (208)

35 El diablo o el brujo tienen a menudo los ojos rojos,color del infierno, o de los ojos de lobo, dorados, alargados (en relación con el hecho que el diablo o los brujos pueden transformarse ocasionalmente en licántropos). La singularidad del color de los ojos señala el mal que pueden causar con sólo una mirada.

36 Comportamiento que no ha evolucionado tampoco demasiado y que se encuentra en las sociedades actuales. Sólo la educación y una lucha incesante contra los prejuicios podrá, a largo plazo, aportar mayor comprensión sobre el Otro.

Roland Ernould © 2001
http://rernould.club.fr/IMAGINAIRE/SeigMari.html

El manzano nunca pregunta al haya cómo ha de crecer; ni el león al caballo cómo ha de atrapar su presa. (W. Blake)
21-Apr-2008 03:20 PM
Visita su sitio web Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
Vaelia Sin conexión
Posting Freak
*****

Mensajes: 4,691
Registro en: Nov 2005
Mensaje: #4
Los Loberos
Fuente: http://comnatura0708.wordpress.com/2008/02...a-dels-orriols/

La leyenda del Padre Lobo y la Cueva dels Orriols

Cuanto menos desde finales de la Edad Media, y hasta avanzado siglo XX, se sitúa en la Cueva dels Orriols un extraño personaje conocido como Padre Lobo. este individuo innegablemente humano, pero con determinadas facciones própias de un animal salvaje, presentaba un aspecto embrutecido y feroz, y tenía un gran dominio sobre los lobos. Su poder y sus artes eran tan extraordinarios que se le llegaba a considerar un auténtico brujo, motivo por el que también se le conocía con el nombre de "El Encantador de Lobos", ya que estos animales lo seguían allá donde fuera, obedeciéndolo ciegamente y sin dudar.

En tiempos de bonanza, el Padre Lobo prefería pasar las noches al raso, siempre en zonas montañosas, en el interior de bosques abuptos y silvestres, y esperaba que empezara el frío para refugiarse en su cueva. Un invierno muy frío, no obstante, como pocos recordaban los más viejos de aquella época, ni siquiera el Padre Lobo pudo resistir el helor y la humedad de la Cueva dels Orriols y fue a pedir refugio a la Pobla. El inhóspito aspecto del inesperado huésped cuasó mala impresión y una gran repugnáncia en los amos de la casa, que entonces era la más rica y próspera del valle de Lillet, motivo por el que le negaron albergue y lo trataron de malas maneras.

Resultó que en aquella casa tenían un enorme rebaño de corderos, formado por centenares de cabezas, así como disponían del mejor rebaño de yeguas de toda la zona. Justo a partir de la negativa, las manadas de lobos más grandes y feroces vistos jamás por el lugar se lanzaban constantemente sobre los corderos y las yeguas de la masia. Tan duros y contínuos fueron estos ataques que, a pesar de los esfuerzos del amo de la casa para ir recuperando los dos rebaños, finalmente los lobos consiguieron destruirlos. Cuando el campesino ya se veía arruinado, se organizaron diversas batidas con los cazadores más diestros de la zona, pero ninca consiguieron herir a un solo lobo, aunque estos, liderados por el Padre Lobo, iban provocando paseándose ante las narices de los cazadores.

Viendo claro el origen de su desgracia, el campesiono entendió que sólo podía resolver la ituación reconcilíandose con el Padre Lobo. Por eso, ya avanzada la primavera, fue a buscarlo un día, le pidió disculpas y le ofreció asilo siempre que lo necesitara. Desde aqul momento ni un solo lobo atacó los corderos o yeguas de la casa.

Durante décadas, en señal de agradecimiento, los dueños de la casa y sus descendientes pagaron una cantidad anual al Padre Lobo, con lo que garantizaban que no les volviera a suceder ninguna desgrácia similar. Además, le ofrecían comida y casa siempre que los necesitara. El resto de masias del entorno pronto se sumaron a esta costumbre, con el fin de lograr protección. La presencia del Padre Lobo y sus seguidores fue tan reiterada y constante que incluso se popularizó entre los campesinos y la gente de montaña una oración llamada Padrenuestro del Lobo", destinada a proteger el ganado y las personas de los ataques del lobo. Según la tradición, sin embargo, para que hiciera efecto sólo podía ser enunciada por brujas, brujos y gente que hubiera tenido tratos directos con el diablo. La extraña figura del Padre Lobo y la oración protectora fueron desapareciendo de manera gradual durante el primer tercio del siglo XX, coincidiendo precisamente con las grandes batidas que terminaron por extinguirestos animales salvajes del territorio.

El manzano nunca pregunta al haya cómo ha de crecer; ni el león al caballo cómo ha de atrapar su presa. (W. Blake)
20-May-2009 12:47 PM
Visita su sitio web Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
Enviar respuesta 


Salto de foro:


Usuario(s) navegando en este tema: 1 invitado(s)

Powered By MyBB, © 2002-2018 MyBB Group. | | Theme Created By effone of Equinox Design